Certámenes Triunfales Destacados

Premio en el Primer Certamen Internacional de Coreografías y Danzas Españolas y Flamenco, con la pieza SONATA Y FANDANGO, coreografiada por Eduardo Veitía-, aparece nítidamente la influencia del flamenco en nuestros propios ritmos y en la fuerte base percutida de la música y el baile de la Isla grande del Caribe.

Se baila con todo el cuerpo, con las manos, con los pies, con la mirada. Por momentos, la entrega y la concentración de los cantaores hacen hasta recordar el trance de nuestros rituales mágico-religiosos. Hay mucho más, simbiosis, creatividad, ganas de hacer que se multiplica en la escena ante cada nueva salida, y aunque algunas cosas no salgan en la primera vez, cuando pasan los días y vuelve a las tablas, el público reconoce cambios positivos, novedosos.

Es que ha pasado por el tamiz del tiempo y del talento de sus creadores. Por eso, Veitía —quien es, sin lugar de dudas, uno de los alumnos más aventajados de nuestra Alicia Alonso, porque sigue sus pasos como coreógrafo, profesor y con ese amor puro a la danza y el movimiento-, habla, sueña y conspira con las palabras para recordar en el aniversario 35 de esta institución que lleva la impronta de la Maestra.

LA CASA ALBA, inspirada en LA CASA DE BERNARDA ALBA, comenta Veitía, es una de las más conservadoras, casi no se ha tocado desde que se creó. AQUEL BRUJO AMOR tiene ahora dos actos —dice— y una escena totalmente nueva que no estuvo en el estreno.

Esta pieza, estrenada hacia , vino a sumarse a la rica tradición tejida en torno a un tema profundamente español, entre cuyos exponentes más notables se cuentan, no obstante, obras surgidas en otras latitudes, como la novela de Merimée, la ópera de Bizet, numerosas versiones cinematográficas y los ballets con coreografía de Roland Petit y Alberto Alonso.

Esta última tuvo a Alicia Alonso en su papel estelar. Precisamente, aquí es donde se emparenta con la versión de Gades. LA HABANA VALDÉS fue otro gran éxito, estrenada en noviembre de , e inspirada en la conocida novela cubana CECILIA VALDÉS, de Cirilo Villaverde. A lo español, sumaron lo cubano y lo afro, que en definitiva conforman nuestra raíces; de ahí la importancia de este trabajo concebido en dos actos, y donde su creador mezcló el pasado y lo contemporáneo, y redujo el elenco a Cecilia, Pimienta, Leonardo y Dolores Santa Cruz, que al mismo tiempo es Chepilla, y el hilo conductor de la historia.

Ellos resultan como una especie de símbolos que se conjugan con la música —flamenco, toques afro y ritmos cubanos—, que ponen de manifiesto los orígenes de nuestra nacionalidad. Sonoramente, esta pieza mostró aportes musicales donde se mezclaron lo popular cubano, elementos de la zarzuela de Gonzalo Roig, rumba flamenca, y sevillanas con un toque de folclor.

De LA HABANA En este caso resumí mis experiencias como bailarín y las diferentes escuelas que he estudiado, ya sea lo clásico, lo moderno, folclórico y lo español, incluyendo las variedades.

YO TE QUIERO fue otro momento interesante del BEC que demostró estar al día, atento y adaptable a cualquier acontecimiento que tuviera lugar a su alrededor, para darle un sentido artístico, y en particular de baile español.

Esta pieza estuvo dedicada a todos los niños del mundo, y en particular al niño cubano Elián González. Porque fue una situación que conmocionó a todo nuestro pueblo, y más allá de nuestras fronteras, además de tocar cuerdas sensibles en el grupo para reflexionar mediante la danza.

UN FANTASMA PASÓ POR EL BEC Bailarines principales, primeros solistas, solistas y cuerpo de baile —una parte formada por los integrantes de la compañía y otra por los alumnos de la Academia— conformaron las huestes de Veitía, que unieron sus fuerzas para traer a la escena un hálito de aventura y romance con EL FANTASMA…, en el estreno en el año Esta ha sido una pieza muy importante dentro del repertorio, bailada por disímiles primeras figuras y aplaudida en Cuba, y más allá de nuestras fronteras.

Cambiando de tiempo y espacio, el célebre protagonista de la novela EL FANTASMA DE LA ÓPERA, del francés Gastón Leroux que desandaba por los pasadizos subterráneos de la Òpera de París con interminables laberintos y un misterioso lago interior debajo del escenario , regresó de la mano del bailarín y coreógrafo Eduardo Veitía con el BEC, para demostrar con creces que nada era imposible de decir desde el movimiento.

Para esta nueva coreografía, el BEC tuvo la ayuda de Eddy Veitía padre en la preparación de las clases de técnica de danza. EL FANTASMA GRANDES PINTORES EN ESCENA Esas sensaciones que la labor del pintor fija en el tiempo y en el espacio, salieron nuevamente a flote, danza mediante, en varias piezas que el Ballet Español de Cuba exhibe en su amplio repertorio desde hace algún tiempo: FRIDA como homenaje a Frida Khalo , DANZANDO SUEÑOS dedicado a Wifredo Lam y SEVILLA, EL TIEMPO que dibuja en danza a otro grande pintor cubano: Servando Cabrera.

Porque el BEC conjuga, en sus creaciones, la cultura y el arte cubano e internacional, traduciendo al flamenco todo lo que puede dar nuestra nacionalidad e idiosincrasia latinoamericana.

Son trabajos de Eduardo Veitía, director, coreógrafo y primer bailarín de la agrupación, que enfocan historias y pasajes pictóricos de grandes artistas de la plástica latinoamericana y universal.

Con base en una minuciosa investigación en bibliotecas y archivos de México y el extranjero, Tenorio ha elaborado un amplísimo repertorio de la poesía en la Nueva España. Más que frente a una antología, a secas, estamos frente a una antología mayor, un panorama literario una selección que obedeciera a rigurosos criterios estéticos, y lo dice la propia autora, habría sido desde luego más breve y, agregaría yo, no estaría de más hacerla.

El criterio seguido ha sido el de completar la obra de Méndez Plancarte, no sustituirla, y así se optó en lo general por no incluir los poemas ya recopilados por él y presentar sobre todo novedades. De esta forma, Poetas novohispanos y Poesía novohispana vendrían a formar un solo gran muestrario de la poesía de la época.

La verdad, quizá haya habido un exceso de modestia: incluyendo lo más importante de Méndez Plancarte y completándolo con el nuevo material, Poesía novohispana habría reemplazado con creces a Poetas novohispanos. Los principios de esa poesía, apenas hace falta decirlo, no son los de la poesía moderna, que empezó ayer, en el siglo xix.

Nada más alejado de un poeta áureo —español o novohispano— que el afán de ser original. Buena parte de la poesía novohispana, particularmente la barroca, es poesía de circunstancia, compuesta para un acontecimiento específico. Había una amplia gama de festividades religiosas y civiles una canonización, la dedicatoria de un templo, la llegada de un virrey, la muerte de un noble, etc.

que pedía el concurso de los poetas. La poesía era un elemento indispensable de la vida social. En este sentido, hay que reconocer que la sociedad novohispana era mucho más poética que la nuestra, en la que la poesía ocupa un sitio marginal. Es necesario entender estas cosas si verdaderamente queremos comprender la poesía novohispana.

Así, sin ningún problema de identidad, la poesía novohispana se agregó a la gran tradición de la poesía renacentista. Aunque todavía no estaba del todo construido el entramado social que en el siguiente siglo haría proliferar la poesía mediante fiestas y certámenes, ya contamos con algunos ejemplos, como el famoso Túmulo imperial a la memoria de Carlos V o la fiesta de las reliquias organizada por los jesuitas.

Completan el cuadro autores bien conocidos como Juan de la Cueva, González de Eslava, Eugenio de Salazar y Bernardo de Balbuena, y otros no tanto, como Juan Bautista Corvera y Florián Palomino, a los que, dicho sea de paso, no sé si valía la pena rescatar en la historia de la literatura, no todos los olvidos son injustos.

El siglo xvii fue fundamentalmente barroco y gongorino. Ceremoniosa y solemne, la sociedad novohispana hacía de la poesía la compañera natural de sus ocasiones señaladas. Es la época de los certámenes, las relaciones, los túmulos, los arcos triunfales, los festivos aparatos, etc.

Es aquí en donde es más difícil separar el grano de la paja, porque hay mucha, pero muchísima paja. Apenas hay novohispano de cierta clase social que no componga versos llegada la ocasión pues esto formaba parte de su educación, como montar a caballo y, naturalmente, entre cien versificadores habrá con suerte, no digamos un gran poeta, que es siempre una excepción, sino un buen poeta.

Poesía novohispana empieza el siglo con el certamen de los plateros convocado para celebrar la Inmaculada Concepción tema favorito de la musas novohispanas y que, a fuerza de repeticiones y lugares comunes, acaba dando cuenta como pocos del agotamiento y la parálisis en que acabó encerrándose buena parte de esta poesía.

Muy pronto es perceptible la influencia del autor que definió el rumbo de la poesía barroca. Para nosotros, no siempre es fácil concebir el impacto que Góngora supuso para sus contemporáneos el fenómeno de un escritor que parece renovar, él solo, una lengua literaria y una literatura es muy raro y no deja de tener algo de milagroso; quizá el caso más reciente sea el de Borges y este pueda darnos una idea.

Su aparición representó un verdadero trauma: no se podía seguir escribiendo igual. Los poetas de ambas orillas gongorizaron fervorosamente y con desigual fortuna porque una cosa era Góngora y otra los gongorinos.

En Nueva España —hecho curioso resaltado por Tenorio— el gongorismo parece empezar con una mujer, la poco conocida María Estrada de Medinilla, y termina, espectacularmente, con otra, Sor Juana que no solo es el broche de oro del gongorismo o el Barroco, sino de toda la literatura áurea.

En medio, y entre tanta imitación gongorina de tercera, sobresale un verdadero poeta: Agustín de Salazar y Torres, que ciertamente merecería más atención. Al llegar al siglo xviii, casi todo es novedad, pues Méndez Plancarte no alcanzó a publicar el libro dedicado a este periodo, aunque tenía avances.

Curioseando en su archivo resguardado en la Biblioteca Cervantina del Tecnológico de Monterrey , me topé con algunos cuadernos que contienen material para ese hipotético volumen tercero.

En algunos casos, la selección coincide con la de Tenorio, como los de Cayetano Cabrera Quintero, las poetisas del Coloso elocuente y José Agustín de Castro. El gongorismo, la poesía barroca y su uso oficial continuaron en la Nueva España hasta bien entrado el siglo xviii, pero poco a poco fueron cediendo lugar a una poesía de academia, escrita para círculos privados, no para la vida pública.

Inútil buscar, en una u otra, a un gran poeta. En España y en Hispanoamérica, la lengua poética, tras dos siglos de esplendor, estaba comprensiblemente exhausta. No podía ser de otra manera: no se tiene impunemente un periodo de prosperidad semejante.

Tendrían que pasar prácticamente dos siglos para que, recuperadas las fuerzas, la poesía hispánica volviera a brillar, tan intensamente como entonces el siglo xx es, qué duda cabe, nuestro nuevo Siglo de Oro.

El antologador lo sabe y acepta estos riesgos con humildad. Es verdad que una cierta crítica ha desvirtuado el arte de la antología.

En aras de publicar, cualquiera junta un grupo de textos, redacta un prólogo apresurado y lo manda a las prensas para luego referirse a él como su libro, naturalmente; en la academia, algo parecido llega a suceder con las actas de congreso, sobre las cuales están construidas carreras enteras.

Una obra como Poesía novohispana está en las antípodas de este facilismo y esta frivolidad.

importante de los certamenes del XVII, el relatado en el Triunfo partenico de Siguenza y Gongora, Morales ha analizado asimismo una serie de rasgos que Duration Arcos triunfales, danzas, cantos, un certamen literario y la representación de diversas piezas teatrales, entre las que destacó la tragedia del Triunfo de

Fonseca, finalista del certamen de novilladas

Certámenes Triunfales Destacados - Missing importante de los certamenes del XVII, el relatado en el Triunfo partenico de Siguenza y Gongora, Morales ha analizado asimismo una serie de rasgos que Duration Arcos triunfales, danzas, cantos, un certamen literario y la representación de diversas piezas teatrales, entre las que destacó la tragedia del Triunfo de

La compañía ha sumado en madurez, nivel artístico-técnico, belleza interpretativa y prestigio, que va más allá de la escena. En se fundaron, por primera vez en Cuba y en América Latina, los Cursos internacionales de Verano de Danza Española, que en realizó su primera graduación ante un tribunal de exámenes, que estuvo integrado por destacadas personalidades y estudiosos de la danza en Cuba, creándose así las bases y las condiciones para oficializar la misma, como una de las Escuelas Nacionales de Arte en el país.

Cercanos están esos programa-conciertos que abrían las puertas de la agrupación al público y la crítica, donde se conjugaban los bailes regionales, la escuela bolera y tradicionales junto con algunas nuevas creaciones coreográficas, que iban marcando un sendero, siempre sobre la base del legado cultural que brindan siglos de cultura en la danza teatral, la espontaneidad y la riqueza de los bailes populares, y que fueron marcando pautas, fogueando a los bailarines en ese estilo, y trazando el camino.

NUEVAS RUTAS EN LAS TABLAS Cuando se observan los espectáculos actuales del BEC -compañía que ha dejado sus marcas en países como Costa Rica, Ecuador, Colombia, Nicaragua, México, el Principado de Andorra, República Popular de China, así como en España, donde en alcanzó el 2do.

Premio en el Primer Certamen Internacional de Coreografías y Danzas Españolas y Flamenco, con la pieza SONATA Y FANDANGO, coreografiada por Eduardo Veitía-, aparece nítidamente la influencia del flamenco en nuestros propios ritmos y en la fuerte base percutida de la música y el baile de la Isla grande del Caribe.

Se baila con todo el cuerpo, con las manos, con los pies, con la mirada. Por momentos, la entrega y la concentración de los cantaores hacen hasta recordar el trance de nuestros rituales mágico-religiosos. Hay mucho más, simbiosis, creatividad, ganas de hacer que se multiplica en la escena ante cada nueva salida, y aunque algunas cosas no salgan en la primera vez, cuando pasan los días y vuelve a las tablas, el público reconoce cambios positivos, novedosos.

Es que ha pasado por el tamiz del tiempo y del talento de sus creadores. Por eso, Veitía —quien es, sin lugar de dudas, uno de los alumnos más aventajados de nuestra Alicia Alonso, porque sigue sus pasos como coreógrafo, profesor y con ese amor puro a la danza y el movimiento-, habla, sueña y conspira con las palabras para recordar en el aniversario 35 de esta institución que lleva la impronta de la Maestra.

LA CASA ALBA, inspirada en LA CASA DE BERNARDA ALBA, comenta Veitía, es una de las más conservadoras, casi no se ha tocado desde que se creó.

AQUEL BRUJO AMOR tiene ahora dos actos —dice— y una escena totalmente nueva que no estuvo en el estreno. Esta pieza, estrenada hacia , vino a sumarse a la rica tradición tejida en torno a un tema profundamente español, entre cuyos exponentes más notables se cuentan, no obstante, obras surgidas en otras latitudes, como la novela de Merimée, la ópera de Bizet, numerosas versiones cinematográficas y los ballets con coreografía de Roland Petit y Alberto Alonso.

Esta última tuvo a Alicia Alonso en su papel estelar. Precisamente, aquí es donde se emparenta con la versión de Gades.

LA HABANA VALDÉS fue otro gran éxito, estrenada en noviembre de , e inspirada en la conocida novela cubana CECILIA VALDÉS, de Cirilo Villaverde. A lo español, sumaron lo cubano y lo afro, que en definitiva conforman nuestra raíces; de ahí la importancia de este trabajo concebido en dos actos, y donde su creador mezcló el pasado y lo contemporáneo, y redujo el elenco a Cecilia, Pimienta, Leonardo y Dolores Santa Cruz, que al mismo tiempo es Chepilla, y el hilo conductor de la historia.

Ellos resultan como una especie de símbolos que se conjugan con la música —flamenco, toques afro y ritmos cubanos—, que ponen de manifiesto los orígenes de nuestra nacionalidad.

Sonoramente, esta pieza mostró aportes musicales donde se mezclaron lo popular cubano, elementos de la zarzuela de Gonzalo Roig, rumba flamenca, y sevillanas con un toque de folclor. De LA HABANA En este caso resumí mis experiencias como bailarín y las diferentes escuelas que he estudiado, ya sea lo clásico, lo moderno, folclórico y lo español, incluyendo las variedades.

YO TE QUIERO fue otro momento interesante del BEC que demostró estar al día, atento y adaptable a cualquier acontecimiento que tuviera lugar a su alrededor, para darle un sentido artístico, y en particular de baile español.

Esta pieza estuvo dedicada a todos los niños del mundo, y en particular al niño cubano Elián González. Porque fue una situación que conmocionó a todo nuestro pueblo, y más allá de nuestras fronteras, además de tocar cuerdas sensibles en el grupo para reflexionar mediante la danza.

UN FANTASMA PASÓ POR EL BEC Bailarines principales, primeros solistas, solistas y cuerpo de baile —una parte formada por los integrantes de la compañía y otra por los alumnos de la Academia— conformaron las huestes de Veitía, que unieron sus fuerzas para traer a la escena un hálito de aventura y romance con EL FANTASMA…, en el estreno en el año Esta ha sido una pieza muy importante dentro del repertorio, bailada por disímiles primeras figuras y aplaudida en Cuba, y más allá de nuestras fronteras.

Cambiando de tiempo y espacio, el célebre protagonista de la novela EL FANTASMA DE LA ÓPERA, del francés Gastón Leroux que desandaba por los pasadizos subterráneos de la Òpera de París con interminables laberintos y un misterioso lago interior debajo del escenario , regresó de la mano del bailarín y coreógrafo Eduardo Veitía con el BEC, para demostrar con creces que nada era imposible de decir desde el movimiento.

Para esta nueva coreografía, el BEC tuvo la ayuda de Eddy Veitía padre en la preparación de las clases de técnica de danza. de Francisco de la Maza, México, D.

Diego de Ribera, Poética descripción de la pompa plausible que admiró esta nobilissima ciudad de México, en la sumptuosa dedicación de su hermoso, magnífico y alabado templo, celebrada, jueves 22 de diciembre de años , ed.

de Efraín Castro Morales, Puebla, Ediciones Altiplano, , p. Foncerrada de Molina et al. Royston Pike, Diccionario de las religiones , México, D. Antonio de Morales Pastrana, Solemne plausible festiva pompa magnífica ostentosa celebridad a la beatificación de la gloriosa Rosa de Sta.

Dedícada, al Illmo. y Rmo. Maestro, y Dor. Fray Luys de Cifuntes Sotomayor Obispo de Mérida del Consejo de Su Magestad [ Alonso Fernández, Breve relación de las solemníssimas exequias que en la Santa Iglesia Metropoli-tana de el Arçobispado de México se hicieron en la translación, y entierro del venerable cuerpo de el Illustrissimo Señor D.

Feliciano de la Vega [ Señor D. Iuan de Palafox y Mendoza [ Durante el siglo xvii los miembros de los altos estamentos de la sociedad virreinal, compuestos por criollos ennoblecidos por medio de las lucrativas actividades económicas, como la minería, el comercio o la posesión de propiedades rurales, conformaban, junto con los altos funcionarios peninsulares, una clase privilegiada que giraba alrededor de las esferas de poder.

A su lado figuraban también los eclesiásticos reunidos alrededor del virrey; todos ellos conformaban un grupo exclusivo que integraba la corte virreinal. Al arribo de un nuevo gobernante, esta minoría excepcional se congregaba para organizar los festejos del nuevo virrey.

Los intelectuales, necesitados siempre de la protección y el favor del nuevo poderoso, aceptaban gustosos participar en el homenaje que se rendiría al enviado del monarca español. Para recibir al nuevo mandatario se erigían unas imponentes construcciones hechas de materiales perecederos, como madera, tela y cartón, que, comparando al poderoso con algún gran personaje de la Antigüedad clásica, exaltaban su gloria y su carácter casi divinizado.

Estas edificaciones constituyen lo que la posteridad conoce como arcos triunfales. Para comprender el simbolismo de estas construcciones es necesario adentrarse en la significación que implicaba el arribo del futuro mandatario.

Todos los estamentos de la sociedad celebraban, esperanzados, que el nuevo gobernante colmara de dones y bienes a sus nuevos súbditos. Es por ello que, a su paso, desde su arribo al puerto de Veracruz, el nuevo virrey tardaba casi dos meses en llegar a la ciudad de México. Cada uno de los lugares que tocaba le rendía homenaje con celebraciones organizadas por las autoridades del lugar.

Por ejemplo, cuando desembarcan los virreyes condes de Paredes, marqueses de la Laguna, en , el diarista Robles nos refiere que tardaron cerca de mes y medio en su viaje desde Veracruz a México. Es en ocasión de la llegada de este virrey cuando las dos personalidades más sobresalientes de la cultura barroca, sor Juana Inés de la Cruz y Carlos de Sigüenza y Góngora son llamados por los cabildos eclesiástico y civil para erigir, en honor del nuevo gobernante, sendos arcos triunfales con los que la ciudad de México recibe a los condes de Paredes.

Octavio Paz describe el de sor Juana de la manera siguiente:. La descripción del ensayista mexicano se puede tomar como válida para la construcción de todos los arcos de triunfo. Funcionaban por medio de emblemas: un título o inscripción generalmente en latín, una pintura alusiva al título o mote y un poema en castellano que desarrollaba el tema anunciado por la inscripción era representado en la pintura.

Al personaje homenajeado se le comparaba con un dios, semidiós o rey de la Antigüedad clásica. En este caso, sor Juana aprovecha el rango nobiliario del virrey como Marqués de la Laguna, para equiparar al gobernante con Neptuno, dios de las aguas, y para asentarlo con todo honor en la laguna sobre la que está erigida la ciudad de México.

Los conceptuales versos aluden a la elocuencia descriptiva que poseen las figuras plásticas para relatar los momentos sobresalientes de las hazañas del virrey. El cabildo civil encarga a don Carlos de Sigüenza y Góngora el otro arco triunfal.

Al elegir, con atrevida originalidad, como modelo a los monarcas mexicanos que gobernaron el imperio azteca, el escritor rompe con la tradición de representar al virrey en la ilusoria y erudita personificación de un personaje de la mitología clásica.

La actitud de Sigüenza es plenamente criolla: pretende ubicar al pasado prehispánico en un nivel de importancia histórica universal, al mismo tiempo que valorar la grandeza del México antiguo [véase Chang-Rodríguez ]. Al respecto señala Roberto Moreno de los Arcos al describir el argumento del arco:.

En una especie de lección política al príncipe así llamaba al virrey para explicar todas las virtudes que debía poseer atribuye una a cada uno de los reyes del México antiguo.

Huitzilopochtli incluido por haber sido el guía de su pueblo, simbolizaba la necesidad que tienen los príncipes de principiar con Dios sus acciones [ Ahuizotl simbolizaba el don del buen consejo. Moctezuma Xocoyotzin era la benignidad.

Cuitláhuac era la resolución. Cuauhtémoc significaba la constancia. El texto de Sigüenza es tan complejo, elaborado y lleno de alusiones históricas y citas eruditas como el de sor Juana , lo cual confirma cómo ambos están insertos en el código expresivo de la época, el barroco literario.

Al igual que en el Neptuno alegórico, el texto concluye con una explicación del arco en verso como final de fiesta. Entra, que de presagios asistida La plebe humilde, el noble cortesano Medir quisieran con tu Augusta vida Quanto imperio te fía el Jove Hispano, Tu gloria desde aquí será aplaudida Del docto, del inculto, del villano, Del Claustro pío, del sagrado Clero, Mas si de todos es, á quien numero.

En estos versos se percibe el festivo y fiel recibimiento que los estamentos sociales ofrecen al virrey. De los arcos que se conservan hemos elegido los dos anteriores no sólo por ser representativos del género sino por ser sus autores, como ya lo mencionamos, las dos personalidades más relevantes del barroco novohispano.

Un raro escrito que se ciñe fielmente al tema de las fiestas y celebraciones barrocas es una curiosa descripción festiva en verso, realizada también en ocasión de la llegada del marqués de la Laguna.

Su carácter es singular dentro de los impresos conservados; a diferencia de otras relaciones en verso se inclina a lo popular; y el autor usa el verso octosílabo, propio de la poesía tradicional. Sin embargo, es, en realidad, un romance narrativo de los acontecimientos festivos celebrados en honor de los virreyes.

Entre las fiestas que relata se encuentra una corrida de toros, espectáculo muy gustado en los dominios hispánicos Rubial García, , pp.

Corriéronse toros que á muchos amedrentavan, con ira atemorizavan, y estando picados de verse corridos bramavan. El que á pie pretendía ossado aguardar el golpe al ver su furia estava cuitado, mas el toro le hazía ser, de encogido desgarrado.

No menos interesante es la descripción, breve pero precisa, del ritual indígena del Volador, en el que desde un palo de muchos metros de altura se deslizaban los celebrantes, hasta llegar a tierra:. En dos voladores dando gusto a su Excelencia justo avía unos indios mas quando aquestos no le dan gusto á sus Virreyes volando.

En el ayre con desgayre dieztra aquella pobre grey dava gusto con donayre, que en servicio de su Rey, parece anda por el ayre Ramírez Santibáñez, , fol. Después siguen las consabidas manifestaciones de júbilo de todos los habitantes de la ciudad, al recibir al nuevo gobernante.

Se describe el desfile que en su honor organizaron algunas instituciones:. La Real Universidad llena de sabiduría con sus insignias lucía siendo tanta variedad de lucimientos Maestría [ Cabe ahora mencionar otra festividad de gran importancia para la autoridad virreinal: el afamado Paseo del Pendón que se celebraba en el día de san Hipólito, en conmemoración de la rendición de Cuauhtémoc ante los españoles.

Se sacaba en procesión al estandarte que Cortés llevó al someter a la ciudad de México-Tenochtitlan. Simbolizaba, nada menos, que el nacimiento de la Nueva España y de las instituciones legales, culturales y religiosas en tierra firme americana. Es de nuevo la ágil pluma de Gemelli Carreri la que nos da una puntual narración de esta fiesta:.

En la tarde se comenzó la solemnidad del Pendón, que es la mayor que se hace en México, en memoria de la conquista de la ciudad, terminada el día de san Hipólito. Juntos todos los regidores, los alcaldes ordinarios, el corregidor y otros caballeros invitados por el ayuntamiento, tomaron el pendón o estandarte con que Cortés conquistó a México, y fueron al palacio del virrey en donde se encontraron reunidos todos los ministros, salió de allí el acompañamiento en este orden; precedían dos atabaleros sobre asnos, bestias muy estimadas en América; seguían tres trompeteros, doce alguaciles a caballo, y los dos maceros del ayuntamiento; después los caballeros, los regidores, los alcaldes y el corregidor, y al último los ministros del tribunal de cuentas, los de la sala del crimen, y los de la real audiencia, entre los cuales llevaba el pendón un regidor Gemelli Carreri, , p.

En la relación del viajero italiano podemos confirmar la solemnidad, la importancia y el carácter institucional y gubernamental que tuvo esta gran celebración durante el virreinato.

Las llamadas máscaras o mascaradas fueron unas de las representaciones más gustadas por los novohispanos. De entre los regocijos populares son las que mejor encarnan el gusto por la teatralidad, por el mundo como escenario del tiempo, en el cual cada quien representa el rol para el que es convocado.

Lo más significativo de estas celebraciones era, precisamente, el hecho de representar breves argumentos con máscaras que, simbólicamente, encubrían el propio rostro y mostraban la cara del estereotipo representado:.

Las Mascaradas consistían en comparsas de estudiantes, de gremios, de artesanos ó de caballeros nobles y ricos que salían disfrazados con trajes que representaban personajes históricos, mitológicos, bíblicos, dioses de las religiones primitivas ó que simbolizaban las virtudes como la fe, la Esperanza, la Caridad; los dones como la Sabiduría, la Ciencia, el Entendimiento; los vicios como la Soberbia, la Gula, la Ira.

Había otras que exhibían a personajes populares o arquetipos de comportamiento, y que tenían una finalidad burlesca y satírica. Estos espectáculos dramáticos eran representados tanto por las autoridades religiosas como por las civiles.

El diarista Robles es de nuevo fuente invaluable para reseñar una máscara que incluye las dos modalidades, la seria y la burlesca, celebrada el 9 de mayo de Máscara curiosa : Dicho día salió de la casa del duende D.

Fernando Valenzuela, una máscara seria en nombre de la real Universidad por el casamiento del rey; y salieron de ella muchas personas a caballo, unas en formas de diversos animales, como son águilas, leones, y otras en el traje de las naciones, como son: turcos, indios y españoles, y personas al revés, con los pies para arriba y la cabeza para abajo, con sus hachos en las manos, y corrieron delante del balcón de Palacio todos y se acabó después de las once de la noche Robles, , vol.

Los primeros personajes pueden referirse a pasajes o emblemas de los evangelistas. Salió otra máscara con representación del mundo al revés, los hombres vestidos de mujeres; ellos con abanicos y ellas con pistolas; ellos con ruecas y ellas con espadas Es manifiesto el gusto por la inversión grotesca e ilusoria de los papeles que en la realidad desempeña cada uno de los sexos.

La máscara faceta era sin duda alguna una diversión que imprimía en el espectador una pasajera e ilusoria impresión de que era posible subvertir las rígidas estructuras sociales y morales del orden establecido, aunque fuera en el tiempo y en el espacio efímeros de una puesta en escena jocosa.

La catarsis experimentada por los asistentes despertaba en ellos un regocijo que los liberaba —aunque fuera momentáneamente—, de la inflexible jerarquía de la realidad. En las infaustas ocasiones en que fallecía un miembro de la realeza española, los habitantes de la Nueva España se solidarizaban con la metrópoli en el sentimiento doloroso y montaban unos impresionantes túmulos en honor del regio personaje desaparecido.

Como ejemplos de estos sucesos tenemos la muerte del príncipe Baltasar Carlos, en , y del rey Felipe iv , en En el primer suceso son elocuentes las palabras del anónimo cronista cuando asevera:.

que como en todo tiempo [la ciudad de México] ha sido tan amante de sus Reyes á pulsado siempre igual [ Una de las ceremonias más solemnes es el pésame que se da al virrey como representante del monarca. En ésta, con gran solemnidad y pesar, participan los máximos representantes de las altas capas del gobierno y la nobleza: el más antiguo regidor, oidor e inquisidor, así como los cabildos civil y eclesiástico.

Se erigió un túmulo y la multitud que acudió a admirarlo, era tan numerosa que fue necesario construir un palenque para contenerla.

fueron colocándose las insignias en el Túmulo, la Corona sobre la Urna, en dos, en dos almoadas [ sic ] de brocado, al pie de ella abría la mano un León dorado La simbología de la realeza no puede faltar en estos signos que la exaltan e imprimen en el espectador la sensación de que la monarquía está instaurada por la Divinidad.

En el Túmulo aparecen los regios antecesores del joven muerto a los diecisiete años y los elementos naturales, llorando por la muerte del príncipe.

Citamos una hermosa octava que nos revive esta ocasión:. El Agua soy, y llórome sin ojos Quando mares de lágrimas me anegan; Oy Baltasar tus resplandores rojos A mucha noche lóbrega se entriegan. Rebiento por llorar tantos despojos Que al rigor de la hoz floridos llegan, Agua sobra, ojos faltan, o pesares; Que falten ojos donde sobran mares Anónimo, Real mausoleo , fols.

Tanto o más suntuosa es la pira fúnebre que se erige para conmemorar el deceso de Felipe iv , ocurrido en septiembre de La lamentable noticia llega a la capital del virreinato meses después y, como ocurre en estas ocasiones, los cabildos y el Tribunal de la Fe organizan la construcción de sendos túmulos.

Nos referiremos aquí al monumento que erigió la Inquisición. Como dato interesante, diremos que uno de los autores fue el jesuita Antonio Núñez de Miranda , confesor de sor Juana, quien era calificador del Santo Oficio.

La universalidad de la monarquía española se asienta por los autores Núñez y Francisco de Uribe, cuando manifiestan, de manera idealizada:. Quédese a juicio, y aplicación del curioso léctor, la distribucion acomoda de todos los Estados, Naciones y Gentes, que lloraron a nuestro difunto Monarcha; desde el Frances mas afrontado hasta el mas Bárbaro Indio: y la union lastimera de gemidos, con que sus basallos todos le lloraron en realidad de verdad a una voz: como le emos ponderado en las cartas de España, y vemos practicado en el universal sentimiento de México.

Como sucede en los arcos triunfales, también en los túmulos funerarios se elige a un personaje de la Antigüedad clásica para equiparar la grandeza del difunto con la del mítico protagonista. En esta ocasión el personaje seleccionado por los escritores es el legendario rey romano, Numa Pompilio, cuarto de la dinastía, lo cual facilita las analogías históricas y literarias, pues el monarca español era también el cuarto de los Felipes.

En cada uno de los lienzos de la construcción aparecen similitudes entre los dos protagonistas. Ambos como defensores del culto religioso, de la Virgen María en el caso de Felipe y de la diosa Diana en el de Numa; los dos como paladines de la fe en sus respectivos tiempos históricos, resaltando, naturalmente al monarca católico sobre el gentil.

Ejemplo de lo expuesto es el combate incesante que por defender la ortodoxia católica libró:. De España echando, si à su costa misma.

La infestada Morisma. En si aquestos primores nuestro Numa, PHILIPPO QUARTO, con ventajas suma Mas pio, aun con sus mismos agresores Urive y Núñez, , fol. Al seguir el mismo modelo temático de composición que en el túmulo dedicado a Baltasar Carlos se establecen las semejanzas, en este caso de los sucesos históricos relevantes, vividos por los antecesores del monarca.

Así, aparecen Carlos v , Felipe ii , y Felipe iii , dotando a su sucesor de sus cualidades: valentía, prudencia y piedad, respectivamente Urive y Núñez, , fol. Al describir los festejos, los autores refieren de una manera vivaz lo siguiente:.

Miércoles 25 de agosto, tan deseado del nobelero Pueblo, para su vulgar divertimiento: quanto esperado de la religiosa República, para admirar, y respetar las acordadas disposiciones, y ajustadas demostraciones del Santo Tribunal.

A las doze del medio dìa, empeçó con sus Magestuosos [ sic ] redobles el Real Convento de Santo Domingo, y fue, como hazer señal à todas las demás Yglesias, Conventos y Parrochias, que en conspirados golpes, y bien correspondidos clamores, hizieron ecco a sus dolorosas vozes y llenaron toda la Ciudad de estruendoso sentimiento Esta apreciación es común, como ya hemos visto, en los criollos ilustrados, quienes forman parte de la clase privilegiada.

Antonio de Robles, Diario de sucesos notables , ed. de Antonio Castro Leal, México, D. Octavio Paz, Sor Juana Inés de la Cruz o Las trampas de la fe , México, D. Roberto Moreno de los Arcos, pról. a Carlos de Sigüenza y Góngora, en Teatro de virtudes políticas.

Alboroto y motín de los Indios de México , México, D. Carlos de Sigüenza y Góngora, en Teatro de virtudes políticas … , op. Antonio Ramírez Santibáñez, Piérica, Narración de la Plausible Pompa con que entró en esta Imperial, y Nobilíssima ciudad de México, El Exmo. Señor Conde de Paredes, Marqués de la Laguna [ La numeración es de la autora.

Luis González Obregón, México Viejo , pról. de Flor de Ma. Hurtado, México, D. Anónimo, Real Mausoleo y funeral pompa, que erigió el excellentíssimo Señor Conde de Salvatierra, y la Real Audiencia desta ciudad de México a las memorias del Serenissimo Príncipe de España Don Baltasar Carlos que esté en gloria [ Francisco de Urive y Antonio Núñez, Honorario Túmulo, Pompa Exequial, y Imperial Mausoleo, que mas fina Artemisia la Fe Romana, por su Sacrosanto Tribunal de Nueva-España, erigiò, y celebrò llorosa Egeria, à su Catholico Numa, y Amante Rey, Philippo Quarto el Grande [ En las magnas celebraciones religiosas y civiles no sólo se organizaban las festividades que hemos reseñado sino que se convocaba a los poetas más destacados de la Nueva España para que con su ingenio y destreza literaria compusieran las más variadas formas poéticas en un derroche de erudición y de habilidad versificadora.

Son la mejor manifestación de poesía culta preservada en la Nueva España. Si bien es cierto que, en general, a estos poemas les falta inspiración y sentimiento y les sobra erudición y oficio, también debemos reconocer que para estos escritores la exaltación de los valores colectivos resultaba un motivo digno para ejercitar con maestría los principios de la composición poética.

Tales pautas estaban dictadas por las preceptivas y tratados retóricos de la época y eran la culminación de una gran y solemne festividad. Como certeramente expresa José Pascual Buxó :.

Se resaltan los doce trabajos del personaje mitológico y las acciones grandiosas del santo jesuita. En uno de los asuntos se establece la analogía entre las columnas de Hércules en el estrecho de Gibraltar, considerado el non plus ultra del mundo antiguo, y el establecimiento de la Compañía de Jesús, en la Nueva España, como parte del Nuevo Mundo.

unos Candeleros de plata de valor de treinta y seis pesos La Universidad, la llamada Academia Mexicana, organiza este concurso poético. El libro contiene, en realidad, dos certámenes: el de y el de Otro rasgo sobresaliente del Triunfo es que en él participaron poetas tan reconocidos en su tiempo como Diego de Ribera , Alonso Ramírez de Vargas y la propia sor Juana.

La alusión designa a la Virgen como madre de Cristo. Al igual que en otros libros de certámenes, en éste encontramos las más diversas formas poéticas, incluyendo composiciones en latín.

Sigüenza concluye su participación asentando que los generosos jueces le otorgaron el primer lugar. Como era costumbre en estas justas, el secretario, en este caso el propio don Carlos , componía un poema jocoso, llamado vejamen, en el que se refería al ganador.

Con el ingenioso que se autodedica Sigüenza , burlándose de su propia miopía, finalizamos con el comentario del Triunfo Parténico :. Los dos últimos versos aluden a los objetos de plata que se le otorgaron como premios. En conclusión, la sociedad novohispana tuvo en sus múltiples celebraciones civiles y religiosas, la más genuina manifestación de la rica cultura barroca que en las ocasiones festivas conjuntaba a todos sus miembros para exaltar los valores que le dieron cohesión y razón de ser.

Es, pues, en los efímeros momentos de los festejos cuando todos los miembros de la comunidad reconocen y reflejan su rostro en el mismo espejo de sus símbolos colectivos.

José Pascual Buxó, Arco y certamen de la poesía mexicana colonial siglo xvii , Jalapa, Universidad Veracruzana, , p.

Anónimo, Festivo Aparato con que la provincia mexicana de la Compañía de Jesús celebró en esta Imperial Corte de la América Septentrional [ Carlos de Sigüenza y Góngora, Triunfo Parténico que en glorias de María Santísima, Inmaculadamente concebida [ Bibliografía selecta.

Cruz, sor Juana Inés de la , Obras completas iv. Salceda , México, D. Fernández, Alonso, Breve relación de las solemníssimas exequias que en la Santa Iglesia Metropolitana de el Arçobispado de México se hicieron en la translación, y entierro del venerable cuerpo de el Illustrissimo Señor D.

Gemelli Carreri, Juan Francisco , Viaje a la Nueva España. México a finales del siglo xvii , vols. Morales Pastrana, Antonio de, Solemne plausible festiva pompa magnífica ostentosa celebridad a la beatificación de la gloriosa Rosa de Sta.

Dedícala, al Illmo. Ramírez Santibáñez, Antonio , Piérica, Narración de la Plausible Pompa con que entró en esta Imperial, y Nobilíssima ciudad de México, El Exmo. Ribera, Diego de , Poética descripción de la pompa plausible que admiró esta nobilissima ciudad de México, en la sumptuosa dedicación de su hermoso, magnífico y alabado templo, celebrada, jueves 22 de diciembre de años , ed.

de Efraín Castro Morales , Puebla, Ediciones Altiplano, Robles, Antonio de , Diario de sucesos notables , ed.

de Antonio Castro Leal , 3 vols. Rodríguez Hernández, Dalmacio , La relación en la literatura novohispana

Certámenes Triunfales Destacados - Missing importante de los certamenes del XVII, el relatado en el Triunfo partenico de Siguenza y Gongora, Morales ha analizado asimismo una serie de rasgos que Duration Arcos triunfales, danzas, cantos, un certamen literario y la representación de diversas piezas teatrales, entre las que destacó la tragedia del Triunfo de

el hacer versos" La afirmacion de sor Juana puede entenderse como un rasgo mas de la excepcionalidad de la "Decima musa" en el panorama de las letras virreinales, 1 pero es tambien un claro signo de como en las decadas finales del siglo XVII, que en America son las de plenitud del Barroco, 2 la poesia canalizo las mas diversas manifestaciones de la cultura.

Como advierte Aurora Egido, durante este periodo:. Poesia era, o pretendia ser, casi todo. En el Barroco, el principio aristotelico de la imitacion poetica no solo contribuyo a sobrevalorarla por encima de la historia, de la filosofia y de otras ciencias, sino que ayudo a que siguiera invadiendo los terrenos de la prosa, la cronica historial, el relato hagiografico, la epistola y tantas otras formas; o que las sustituyera, en un afan sin limites de transformarlas bajo especies metricas.

Al igual que en la metropoli, en la Nueva Espana dicha expresion poetica de "caracter enciclopedico" Tenorio I, 56 formo parte esencial de esa ostentosa y efimera forma de ruptura de la vida cotidiana que constituyo la fiesta publica, siendo un claro ejemplo de ello los certamenes o justas poeticas.

Convocados por instituciones destacadas en el ambito social y cultural ordenes religiosas, cabildos, universidades con motivo de acontecimientos tales como beatificaciones y canonizaciones, ereccion de templos o llegadas de virreyes, estos certamenes, cuyo funcionamiento casi invariable era bien conocido en la epoca, 3 permitieron a un tiempo reunir con regularidad a los miembros de las eruditas elites culturales y proyectar las producciones de dichas elites hacia el espacio masivo e integrador de la urbe en su conjunto.

Las becas y las competencias de talentos consideraron aún más las historias y las personalidades de los participantes. Otros certámenes importantes incluyen las competencias de Miss Mundo fundado por Eric Morley en , Miss Universo fundado en , Miss Internacional fundado en , Miss Supranacional fundado en y Miss Grand Internacional fundado en Estos certámenes son considerados los cinco mayores, principales y más famosos concursos de belleza.

En la década de , los concursos eran promocionados en las ferias como productos locales. Las mujeres de todo el mundo participaban cada año en sus competencias locales para tener la posibilidad de representar a su país.

Los concursos de belleza por lo general tienen muchos jueces y son populares, y los de menor importancia aportan participantes a los más reconocidos. Los concursos mundiales, por lo tanto, requieren cientos, y en ocasiones miles de competencias locales.

En Estados Unidos , existe actualmente una industria comercial de certámenes de belleza que organiza miles de eventos un locales y regionales para todas las edades, patrocinados por revistas como The Crown Magazine y Pride of Pageantry.

La típica percepción de un concurso de belleza es que se lleva a cabo una vez al año, las mujeres son de contextura pequeña, el evento es en vivo sobre el escenario, y se incluye una prueba de talentos.

Particularmente con la aparición de Internet , esta percepción ha cambiado drásticamente. Aunque no hay eventos «en vivo» de Internet, se han creado páginas para que las personas que deseen inscribirse puedan hacerlo aunque la localización del certamen sea lejana.

Las reinas de belleza, o las ganadoras, son electas mediante varios criterios. Cada concurso tiene sus propios jueces y sus métodos de competencia y de puntuación. Diamond Dolls es una competencia en la que solo se permite utilizar fotografías para calificar a las concursantes.

Aunque no es un factor excluyente, muchas competencias exigen que las participantes sean calificadas por su belleza natural, sin cirugías estéticas o lentes de contacto. Otros concursos, como Classic Beauty, están dedicados a las mujeres con mayores medidas.

Las críticas hacia los concursos de belleza radican principalmente en que refuerzan la idea de que las mujeres deben ser valoradas principalmente por su apariencia física, lo cual genera una gran presión sobre estas para que «sean hermosas», gastando dinero en vestimenta, cosméticos, productos para el cabello y cirugías estéticas.

Esta «obsesión» por la belleza física incluso lleva a las mujeres a realizar dietas estrictas, con resultados como la anorexia o la bulimia. En lugar de proveerles oportunidades a las mujeres, se discute que los concursos de belleza lastiman a quienes que no cumplen las ideas tradicionales de belleza, porque las que sí cumplen el ideal son vistas como «mejores» que el resto.

Actualmente existen certámenes de belleza Plus Size , hechos para mujeres con contextura gruesa con la finalidad de evitar discriminaciones y como una forma de combatir la anorexia y la bulimia.

En muchos casos se han visto también escándalos que involucran tanto a los organizadores como a las concursantes, a tal punto de llegar al extremo de hacer apología aún a la prostitución. Los certámenes tipo Miss exigen un rango de edad comprendido entre los 17 y 25 años de edad aun así si la concursante es menor de 18 años requiere un permiso por escrito por parte de su representante.

Ello motivó la creación de un certamen especial tipo Mrs. mistress o "Señora", para mujeres con edades entre 28 y 60 años y se admiten mujeres casadas y madres de familia. Es otra forma de evitar discriminación por edad y darle oportunidad a aquellas que no pudieron concursar en su juventud.

Francisco de San Antón Muñoz Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Relaciones originales de Chalco Amaquemecan , México, FCE, , Séptima Relación, pp. Sánchez Baquero, Fundación The text and other elements illustrations, imported files may be used under OpenEdition Books License , unless otherwise stated.

Check if your institution has already acquired this book: authentification to OpenEdition Freemium for Books. You can suggest to your institution to acquire one or more ebooks published on OpenEdition Books. Do not hesitate to give them our contact information: OpenEdition - Freemium Department access openedition.

org 22 rue John Maynard Keynes Bat. C - F Marseille You can also fill in the form below with, which will enable us to forward your librarians your suggestion of acquisition. Thank you. We will forward your request to your library as soon as possible. OpenEdition is a web platform for electronic publishing and academic communication in the humanities and social sciences.

Desktop version Mobile version. Presses universitaires de Perpignan. OpenEdition Books Presses universitaires de Perpignan Études Théâtre, public, société Festejos jesuitas y hegemonía soc Teatro, público y sociedad en la dramaturgia novohispana dieciochesca.

Los espacios de representación del teatro de evangelización en el s Théâtre, public, société Daniel Meyran. Search inside the book.

Table of contents. Cite Share. Cited by. information page reviewed by. Festejos jesuitas y hegemonía socio-cultural en México Beatriz Aracil Varón. Text Notes Author. Full text. Jacobsen Jerome, Educational Foundations of the Jesuits in the Sixteenth Century in New Spai Este propósito docente y moral de las representa Francisco de San Antón Muñoz Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Relaciones originales de Chalco Ama Notes 1 Sánchez Baquero Juan S.

Author Beatriz Aracil Varón. By the same author Líneas de una investigación sobre teatro evangelizador y poder colonial en México in Théâtre et pouvoir , , This digital publication is the result of automatic optical character recognition. Los espacios de representación del teatro de evangelización en el siglo XVI.

Read Open Access. Freemium Recommend to your library for acquisition. Théâtre, public, société Daniel Meyran , Alejandro Ortiz and Francis Suréda ed. Buy Print version Presses universitaires de Perpignan lcdpu. fr placedeslibraires. fr leslibraires.

Video

LATE MOTIV - Raúl Cimas. Un rito satánico de concurso - #LateMotiv885 Théâtre, eDstacados, société Bonanza Cuotas Futbol Certámenes Triunfales Destacados. Foncerrada Certámenes Triunfales Destacados Molina et al. Las llamadas máscaras Certámees mascaradas fueron unas de las representaciones más gustadas por los novohispanos. En estos versos se percibe el festivo y fiel recibimiento que los estamentos sociales ofrecen al virrey. Hasta ahora.

By Gugis

Related Post

5 thoughts on “Certámenes Triunfales Destacados”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *